10 Formas de controlar un ataque de ira (y 8 hábitos que ayudarán a prevenirlo)

10 Formas de controlar un ataque de ira

La ira es una emoción que experimentamos ante situaciones de molestia e incomodidad. Es universal ver enfado si presenciamos una tropelía o si alguien nos ofende. Sin embargo, cuando se reacciona violenta y descontroladamente, estamos ante un arrebato de rabieta. Estos episodios pueden promover aumento de la presión arterial, sudoración, tensión muscular y enrojecimiento. Así como el impulso de arrojar objetos, gritar, trastornar moblaje y a otras personas. Padecer este tipo de acercamientos es perjudicial para la convivencia y las relaciones sociales, por lo que es importante identificar el problema y adoptar acciones que ayuden a contrarrestarlo.

Causas y tipos de ira

La ira, como cualquier otra emoción, tiene una función concreta. En ocasiones, bajo la influencia del enojo, se hace presente una fuerza interior que permite hacerle frente a los obstáculos. El problema se presenta cuando hay un descontrol emocional que nos vuelve incapaces de regular esa emoción.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies