10 Formas de controlar un ataque de ira (y 8 hábitos que ayudarán a prevenirlo)

Existen muchos factores que pueden derivar en un ataque de ira, tales como la frustración, malas relaciones interpersonales, incapacidad para resolver un problema, situaciones percibidas como amenaza o que obstaculizan el logro de un objetivo; además de condiciones médicas que provocan inestabilidad emocional, trastornos como la depresión, el alcoholismo, bipolaridad y abuso de sustancias.

Se identifican tres tipos de ira:

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies