10 Remedios caseros útiles para aliviar el dolor de oído

10 Remedios caseros útiles para aliviar el dolor de oído

Remedios caseros para aliviar el dolor de oído

Hay múltiples padecimientos que pueden dañar nuestra salud, y uno de los inconvenientes que más molestias provoca es el disgusto de pabellones. Sufrir este mal interfiere con las faenas diarias y afecta nuestro beneficio laboral y escolar, así como nuestros momentos de ocio y relajación. Sin embargo, por fortuna existen algunos remedios caseros que pueden favorecer a reducir la molestia.

Por qué se produce el dolor de oído

El dolor de oído se genera por varias causas, pero la más común es la otitis media aguda. Este padecimiento afecta principalmente a los niños, y se produce cuando se bloquea la trompa de Eustaquio. La obstrucción provoca que haya acumulación de líquido en la cavidad, resultando en la inflamación e infección del oído medio. Otras causas de este tipo de dolor son el exceso de cera, problemas dentales, infección de los senos nasales o de la garganta, lesión por cambios de presión y rechinar los dientes.

Aunque puede ser debilitante e interferir en nuestra vida diaria, no siempre se necesitan antibióticos para tratar el dolor. Algunas de las fuentes de la molestia no son de origen bacteriano ni se deben a infecciones, por lo que existen algunos remedios caseros o acciones que puedes probar para reducir la molestia.

1. Analgésicos de venta libre

Los medicamentos de venta libre que pueden ayudar a controlar el dolor asociado con la infección de oído son el paracetamol, el ibuprofeno y las aspirinas. Es importante seguir las indicaciones sobre las dosis adecuadas y consultar con un médico antes de administrarse en niños y bebés, ya que estos suelen necesitar dosis menores. No hay que olvidar que no es seguro para los menores de edad consumir aspirinas.

2. Compresas frías o tibias

Se pueden utilizar almohadillas térmicas o compresas frías para aliviar el dolor. Colócalas sobre tu oído durante 10 minutos, alternando entre frío y calor. En caso de ser de tu elección, también puedes usarlas a una sola temperatura. Este método puede usarse en adultos y niños, teniendo cuidado de no aplicar hielo directamente en los pequeños. Tampoco se debe exceder el calor de la almohadilla térmica ni dormir con ella. Los niños nunca deben utilizar este método sin la supervisión de un adulto.

3. Aceite de oliva

Aunque no existe un respaldo científico, un remedio recomendado por la opinión popular es el aceite de oliva. La textura de este resulta beneficiosa para disminuir el dolor producido a causa de la acumulación de cera, ya que su aplicación directa puede ablandar y eliminar el exceso de esta. La Academia Americana de Pediatría señala que colocar unas cuantas gotas tibias podría tener un efecto antinflamatorio capaz de disminuir el dolor.

4. Masajes

Para el dolor ocasionado por tensión o proveniente de la quijada, prueba masajear suavemente la zona, aplicando presión y empezando detrás de los oídos, yendo hacia el cuello con movimientos hacia abajo y luego hacia el frente. Este tipo de masaje también puede ayudar a calmar el dolor provocado por la infección de oído, drenando el exceso de líquido y evitando que la molestia empeore.

5. Gotas óticas naturales

Se pueden conseguir en farmacias o en línea. Están hechas con extractos de hierbas y resultan útiles para reducir la presión ocasionada por el cerumen y los líquidos. Se ha descubierto que este tipo de gotas son igual de eficaces que los tratamientos con antibióticos; sin embargo, se recomienda consultar con un médico antes de aplicarlas en infantes.

6. Jengibre

Es considerado un posible desinflamatorio que podría ayudar a reducir dolores gracias a sus propiedades naturales activas, como la proporcionada por el gingerol, además de ser antimicrobiano y antimicótico. Solo aplica jugo de jengibre tibio alrededor del canal externo, sin ponerlo directamente sobre el oído.

7. Ajo

Durante muchos años, el ajo se ha usado como auxiliar para aliviar el dolor y prevenir infecciones gracias a sus propiedades antinflamatorias y antimicrobianas. Para calmar las molestias, pon a remojar ajo previamente machacado durante algunos minutos en aceite de sésamo. Luego cuélalo y aplícalo en el canal auditivo.

8. Agua oxigenada

Otro remedio muy utilizado es el agua oxigenada, antiséptico popular utilizado para curar heridas y lesiones. Para el dolor de oído se recomienda colocar de 3 a 5 gotitas en el oído afectado cada 3 o 4 horas. Es importante dejarlas reposar dentro del oído durante algunos minutos antes de drenar todo y lavar con agua limpia.

9. Dormir sin poner presión en el oído

Se debe prestar atención a las posiciones que adoptamos al dormir, ya que algunas pueden empeorar el dolor causado por infección. En lugar de presionar el oído afectado con la almohada, levántalo. También prueba dormir con la cabeza elevada usando la ayuda de almohadas extra. Estas posiciones favorecerán del drenado del oído y reducirán el dolor.

10. Regaliz

Se comprobó mediante un estudio que los componentes antiinflamatorios y antibióticos del regaliz podrían aliviar el dolor de oídos. Calienta una cucharada de regaliz y una de mantequilla fina. Mezcla todo y espera 5 minutos hasta que enfríe. Posteriormente, coloca la mezcla en la parte externa del oído y déjala reposar durante 15 minutos. Pasado este tiempo, enjuaga con cuidado.

Bono: cómo evitar que los niños tengan dolor de oído

No siempre es posible prevenir el dolor de oído en niños, pero sí se pueden tomar algunas medidas para evitar que los pequeños contraigan alguna infección que les provoque este mal. Entre ellas se encuentran:

Tener las vacunas al día.
Lavarse las manos frecuentemente para evitar la transmisión de gérmenes.
No exponer a los menores al humo del tabaco ni a ninguna otra fuente de humo.
No acostar al bebé a dormir con el biberón.
Evitar el contacto con personas o niños enfermos.
Aunque estas medidas pueden ayudar a calmar el dolor de oído, recuerda que no sustituyen a ningún tratamiento médico. Consulta a un doctor antes de aplicar cualquiera de estos remedios, ya que el canal auditivo es muy sensible, e introducir cualquier sustancia en él puede provocar alergias o empeorar la condición.

Avatar

chao1989

Loading Facebook Comments ...

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies