7 Errores fatales que cometemos cuando un niño tiene una rabieta

7 Errores fatales que cometemos cuando un niño tiene un enfado

No existe padre que no esté familiarizado con el apuro de las bufidas infantiles. Y a sucesiones ya no te quedan fuerzas y tú mismo te ves tocado por las apetencias de gritar y patalear de la misma rutina que el niño hecho una furor. Pero es importante actualizar que los padres somos nosotros y somos los responsables del estado emocional del niño cuando está menos sí. Todos tienen su propio razonamiento de distracción, pero en este artículo queremos entrar en las frases que, bajo ningún concepto, deben decirse al pequeño por bastante nerviosos o enojados que estemos en este momento.

“¡Basta ya o te quedarás sin dibujos animados!”

Tú eres una autoridad incuestionable para tu hijo y, cuando lo privas del televisor, juegos y otras cosas importantes para él, este comprende que algo ya está haciendo mal. Pero la rabieta no aparece de la nada, el niño se siente mal y expresa su dolor de esta manera, a pesar de que para nosotros está demasiado fuera de lugar. Resulta que si vuelve a expresar sus emociones, ¿puede ser privado de algo importante?

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies