Adiós a las fiestas, ¿cómo cambia la vida de pareja después de tener un hijo?

Nos desvivimos por preparar el mejor pastel de cumpleaños y no falta sobrecargar de imágenes de nuestro primer pequeño en su primer día de baño o sus primeros pasos, la foto para los abuelos e incluso, eternizamos la imagen de esa broma pesada pero clásica en la que le damos a probar por primera vez un limón.

Todo gira en torno al bebé, al caminar de regreso a casa solo vemos tiendas con artículos o detalles que serían perfectos para nuestro hijo, desde una mochila que combine con su uniforme escolar, hasta el juego con más brillo y luces que pueda existir en todo el local. A pesar del cansancio y el agotamiento de las rutinas diarias, nada supera al abrazo de bienvenida de ese pequeño ángel que nos espera en casa y nos mira como si fuéramos sus mayores héroes.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies