Cómo entrenar a tu bebé para que duerma a tus horas

Para muchos padres, hay pocas cosas que más deseen que una noche entera de sueño. La falta de sueño no es ninguna tontería y muchos padres acuden a libros sobre el cuidado del bebé que prometen enseñar a su hijo a dormir toda la noche.

En estos libros se plantean varias opciones y entre las más extremas se encuentra el “método de extinción” (también conocido como “dejar que llore”) que consiste en poner al bebé a dormir e ignorar sus llantos (vigilándolo con regularidad para asegurarse que no se encuentra mal ni esté en peligro).

Una versión modificada de este método, también conocida como “llanto controlado”, sugiere que los padres deberían ignorar el tiempo que tardan en responder al llanto del bebé e ir aumentando de forma gradual el tiempo que tardan en comprobar que el bebé se encuentra bien. La idea es que los bebés se acabarán dando cuenta de que nadie va a acudir y optarán por dormirse.

Sin embargo, existen dos grandes problemas con ambas de estas opciones para enseñar a los bebés a dormir, puesto que pueden angustiarse mucho si pasan demasiado tiempo llorando, aumentando los niveles de las hormonas del estrés.

Además, no hacer caso al llanto del bebé va en contra de todo lo que sabemos sobre establecer relaciones de apego positivo. Los bebés que aprenden que alguien va a acudir a sus llamadas, de una forma afectuosa y adecuada, normalmente acaban teniendo mejores aptitudes sociales, emocionales y educativas.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies