El 85 % de las personas sueña con cambiar de trabajo, pero se decepciona del nuevo; el problema está en su forma de pensar

El problema del mundo laboral moderno se puede ilustrar con el ejemplo de una secretaria de una oficina sofocante que sueña con trabajar de manera independiente en alguna playa tropical; o un programador modesto que quiere comenzar una startup como Apple; o un consultor de una tienda de ropa que sueña con convertirse en un bloguero de moda. Todos tienen sus propias ideas sobre el trabajo ideal, pero casi siempre hay mucho dinero en sueños y mucho tiempo libre. Sin embargo, en realidad, todo es diferente…

En realidad, el trabajo de tus sueños no existe tal cual. Solo está la idea de un resultado final: una bonita imagen de pseudoéxito, a la cual muchas personas modernas aspiran, ignorando el hecho de que inevitablemente se tendrá que invertir mucho tiempo y esfuerzo para obtener todo esto. Así que, como diría tu mamá, bájate de tu nube.

El resultado final (o el trabajo de tus sueños) es solo “un efecto secundario”. Echa un vistazo a personas verdaderamente exitosas que frecuentemente cuentan qué fue lo que los llevó a la cima: la aspiración de cambiar el mundo, contar algo nuevo. ¿Pero el dinero y la fabulosa comodidad han sido el resultado final? A lo mejor, no.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies