¿Estarías de acuerdo con que los presos trabajen para producir su propia comida?

La mayor parte de ese dinero volvió al sistema penitenciario, aunque una minoría fue a corporaciones privadas.

Nila Bala, experta en políticas de justicia penal en R Street, una ONG estadounidense dedicada a la investigación de políticas públicas, explicó en el programa que hay tres tipos de trabajos en la cárcel:

  • Labores de cocina o limpieza en la propia prisión
  • Tareas para agencias estatales
  • Empleo para empresas privadas

Sin embargo, Bala destacó que es el trabajo más codiciado por la población carcelaria, porque es el más lucrativo.

Además, suele ser más interesante que las tareas que ofrece la cárcel o el Estado y puede incluso aportar experiencia laboral que sirve a la hora de salir de prisión.

¡Mira Esto!  5 remedios caseros para eliminar las estrías en 2 semanas

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *