Gastronomía salvaje, podría ser el origen del coronavirus

No en vano, muchos de estos productos son exclusivos y caros, por lo que el chino de a pie no los consume habitualmente y, cada vez más, critica estas prácticas.

El caso más documentado es el polémico festival que se celebra en la ciudad de Yulin, en la provincia meridional de Guangxi, donde miles de perros son sacrificados, vendidos, cocinados y consumidos como parte de una «tradición» que está siendo muy criticada no solo por el maltrato animal, sino también por el mercado negro y los problemas sanitarios que genera.

Pero los chinos no solo comen ocasionalmente animales salvajes como un manjar, para disfrutar de su sabor, sino también por considerarlo una medicina tradicional.

La palabra «yewei», que se traduce como «gustos salvajes», alude al consumo de estas especies por sus supuestos beneficios nutritivos y con la creencia de que pueden ayudar a sanar dolencias como la impotencia masculina, la artritis o la gota.

En cualquier caso, las autoridades chinas decretaron a finales de enero la suspensión temporal del comercio de animales salvajes, tras detectarse que el origen del brote se encontraría en la mutación de un virus procedente de uno de los animales que se vendían en Wuhan.

Además de pescado, en este mercado callejero también se comerciaba de manera ilegal con carne de rata, pavos reales, liebres recién sacrificadas y hasta cocodrilos.

A raíz de la epidemia, científicos, medios de comunicación, asociaciones civiles y particulares han alzado su voz estos días para pedir regulaciones más severas y específicas, así como información más transparente y campañas de concienciación que frenen el comercio y el consumo de estos animales.

¡Mira Esto!  Por tal de no casarse, este hombre cometió un robo para ir a la cárcel

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *