La ciencia explica por qué el viaje de regreso se siente más corto

Experimento viajero

Investigadores de la Universidad de Kioto compararon las percepciones de 20 personas a quienes les pidieron mirar dos videos de un paseo a pie. En uno se veía el trayecto de ida y vuelta, mientras que en el segundo se mostraba solo el de ida. Los resultados establecieron que los participantes del grupo que vio el viaje circular, es decir, el de ida y vuelta, sintieron que el de regreso era más corto que el de ida, aunque solamente percibieron el efecto “viaje de vuelta” cuando los hicieron pensar en ello.

Viaje en retrospectiva

La hipótesis del estudio japonés publicado en la revista Plos One propone que el camino de regreso de un viaje se nos hace menos largo cuando lo recordamos. Al pensar en el recorrido, nuestro sentimiento del tiempo en retrospectiva se ve afectado, y por eso tenemos la sensación de que fue más corto. Es decir, medimos el tiempo que nos llevó volver no por la duración real del viaje, sino por los recuerdos que tenemos de él.

Expectativa vs. realidad

Por otro lado, un estudio realizado por el psicólogo holandés Niels van de Ven demostró que, al viajar, involucramos nuestras expectativas. Cuando la gente comienza un viaje suele ser optimista, lo que genera expectación de un trayecto corto y alegre, el cual, al final, se hace demasiado largo.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies