Los riesgos de acostar el bebé a dormir boca abajo

Los riesgos de acostar el bebé a dormir boca abajo

La totalidad de los especialistas aconsejan a los padres que acuesten a los niños en una posición boca arriba para desfallecer el peligro de muerte súbita que aparece en el primer año de vida del bebé. Los bebés que desarrollan un peligro mucho más grave de sangre súbita son aquellos que poseen una edad comprendida de entre 1 a 4 meses, luego de que hayan superado este límite de edad el peligro no desaparece, aunque, tiende a disminuir considerablemente.

Acostar al bebé boca arriba previene la muerte súbita

Uno de los primeros consejos que los médicos les brindan a los padres en las instalaciones del hospital es que recuesten al pequeño en una posición boca arriba donde su cabeza se encuentre ladeada, esto ayuda a prevenir este peligroso síndrome. Una vez que la madre ha sido dada de alta luego de haber pasado por el parto y luego de haber llevado al bebé al chequeo se le preguntará la posición en la que duerme el pequeño, esto lo realizan para asegurarse de que se evite a toda costa la aparición de este síndrome.

Se cree que uno de los motivos que genera la aparición de la muerte súbita es que el bebé empieza a autosofocarse como resultado de una posición en la que se encuentra boca abajo, esto es debido a que el bebé aún no posee ni la fuerza ni la coordinación suficiente como para levantar su cabeza o realizar un cambio de postura que le permita acomodarse en una mejor posición para respirar.

¿Qué pasa cuando el bebé se vomita estando boca arriba?

Todos los bebés con buen estado de salud tienden a tragar o a toser los líquidos de forma natural. Este es un tipo de reflejo que las personas poseen para mantener las vías respiratorias de forma despejada; una posición en la que el bebé se encuentra boca arriba le permite librarse de estos líquidos de una forma más sencilla gracias a la ubicación en la que se encuentra la tráquea.

Cuando la madre ubica al bebé en una posición boca arriba su tráquea se ubica por encima del esófago. Cuando el bebé experimenta reflujo o vomita, el líquido que se encuentra en el estómago se devuelve por el esófago, líquido que entra en la tráquea y propicia que el bebé se ahogue al tragar el mismo.

Cuando el bebé se encuentra acostado en una posición boca abajo este mismo líquido sale por el esófago y se acumula en la tráquea, por lo que las posibilidades de que el bebé se ahogue tienden a aumentar drásticamente.

Como reducir el riesgo de muerte súbita

Lo principal que podemos hacer es ubicar al bebé en una posición que se encuentre boca arriba, de esta forma el riesgo se disminuirá considerablemente.
Tenemos que acostar al bebé en una superficie que se encuentre firme, donde el bebé no pueda deslizarse con facilidad.
El bebé tiene que ser acostado solo, sin la presencia de juguetes o peluches.
Se debe evitar que la madre u otras personas fumen cerca del bebé.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies