Masajes para bebés: cómo relajarlos, paso a paso

Te contamos, paso a paso, cómo dar un masaje a tu bebé y qué debes tener en cuenta para convertirlo en el mejor momento de vuestra jornada.

¿Cuándo comenzar?

Se recomienda esperar a que el bebé cumpla su primer mes de vida para comenzar con los masajes, y una vez hayamos instaurado esta rutina, mantenerla a lo largo del tiempo sin importar la edad que vayan cumpliendo nuestros hijos, pues el masaje es una excelente forma de estrechar vínculos y aliviar tensiones.

¿Qué momento del día es el más adecuado?

Cualquier hora del día puede ser perfecta para dar un masaje a tu bebé, si bien hay que tener en cuenta algunas claves que pueden ayudarnos a identificar el mejor momento:

  • El bebé no está cansado ni tiene sueño.
  • No está especialmente activo, pues en ese caso podría rechazar nuestro masaje.
  • Se muestra relajado y receptivo a nuestras palabras y al contacto físico.

Algunos padres deciden incorporar el masaje a la rutina del baño, otros prefieren hacerlo a última hora del día, y otros eligen comenzar la sesión de juegos con un buen masaje. Es una opción personal que debe elegirse en función de las necesidades de cada bebé, teniendo en cuenta que lo importante es disfrutar.

¿Qué debo tener en cuenta antes de empezar?

  • Antes de comenzar debemos asegurarnos de que tanto el bebé, como la persona que va a dar el masaje, se encuentran cómodos.

Para ello debemos cuidar el entorno, comprobando que la temperatura de la habitación sea la correcta (recordemos que el bebé estará desnudo) y la iluminación sea suave.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies