Morderse y comerse las uñas, un habito que puede causar la muerte: Onicofagia

A pesar de que estas consecuencias podrían parecer no tan destructivas, la historia no termina aquí.

Cuando mordemos nuestras uñas rasgamos la piel que recubre las uñas y permitimos que las bacterias y los virus de nuestra saliva entren con facilidad a nuestro cuerpo, a través de las heridas.

Una vez dentro, las bacterias van al torrente sanguíneo y la posibilidad de una “sepsis” aumenta.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies