Pequeña Gigante sin manos ganó 2 competencias nacionales de caligrafía. Su condición no le impide ser la mejor

Pequeña Gigante sin manos ganó 2 competencias nacionales de caligrafía. Su condición no le impide ser la mejor

Ayana Ellick tiene 9 años y a pesar de su corta edad ha demostrado una fortaleza y un talento que ha inspirado a millones de personas. 

Ellick aprendió sola y en secreto, a atarse las zapatillas, a vestirse y a escribir sin manos. Gracias a la práctica y a su voluntad de hierro, la pequeña se convirtió en la campeona de caligrafía de su país tanto en la categoría de niños especiales como en la de los niños «normales».

La pequeña Ellick, oriunda de Virginia, Estados Unidos, ganó dos competencias nacionales de caligrafía en menos de un año. Su escritura es clara, precisa, casi perfecta. Su determinación y voluntad son inquebrantables y su espíritu de perseverancia y superación ilumina a todos los que la conocen.

Y si bien sus premios ya son espectaculares en sí mismos, la historia de Ayana se vuelve mucho más potente cuando se toma en cuenta que la pequeña nació sin manos.

Desde pequeña, la niña nunca dejó que su condición determinara su personalidad o su futuro. Antes de pedir ayuda, Ayana se enfocaba en tratar de hacer las cosas por sí misma. Fue así como sorprendió a sus padres al aprender sola -y en secreto- a escribir y a atarse las zapatillas. 

Fue la escritura, en particular la caligrafía, la que conquistó sus intereses, por lo que se esforzó por tener la mejor letra posible. Hoy, a sus 9 años, la pequeña tiene dos importantes trofeos nacionales que así lo demuestran.

En el 2017, Ellick, que no usa prótesis, sorprendió a la nación cuando a la edad de siete años, como estudiante de primer grado, ganó el Premio Especial Nicholas Maxim a la Excelencia en Caligrafía Manuscrita. En esa ocasión compitió contra alumnos sin discapacidades y mayores que ella. 

Un año más tarde, Ayana participó en el concurso nacional de escritura a mano Zaner-Bloser, ingresando en una categoría de necesidades especiales. A pesar de no tener manos con qué escribir, Ellick ganó el premio de caligrafía por su escritura cursiva impecable.

Por ganar el concurso, Anaya recibió $1,000 dólares y un trofeo, según el sitio web de Zaner-Bloser. Su escuela también ganó, ya que la compañía le otorgó un certificado de regalo para gastar en recursos impresos y digitales para estudiantes y maestros. «Anaya es un modelo a seguir para todos», dijo Sara Cannaday, maestra de tercer grado de la niña. 

Por su parte, Bianca Middleton la madre de Anaya afirma estar tremendamente orgullosa de su pequeña y de lo que ha logrado a tan corta edad, sobre todo con  la dificultad adicional de hacerlo todo sin manos.

 

isaaxo

isaaxo

Soy una persona muy activa, me encanta buscar noticias que interesan, y las cuento con mucha dedicación.
Loading Facebook Comments ...

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies