Remedios caseros para la tos

Para su preparación coloque las hojas de salvia (secas, o frescas) en un recipiente y añada un litro de agua caliente. Espere diez minutos y coloque después su cabeza cerca del mismo cubriéndose con un paño o toalla, e inhale los vapores profundamente.

Para la vaporterapia puede usar también los inhaladores que venden en las farmacias. Tienen la ventaja de que se adaptan a la boca y la nariz, y dificultan las quemaduras.

Cebolla: caldo con miel, o inhalar vapores

Es uno de los remedios naturales más antiguos para aliviar la tos.

Sus beneficios se atribuyen al efecto antiinflamatorio y germicida de sus flavonoides.

Debe cocinarse en agua, a fuego lento, una cebolla troceada previamente en dados, y añadir unas cucharaditas de azúcar. Después deberá filtrar el caldo resultante a través de un paño limpio, o un filtro de café, y dejarlo reposar.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies