Remedios caseros para la tos

Y a continuación tomar 3 ó 4 cucharadas al día. Para los niños, antes de acostarse, puede añadirle, además, una cucharadita de miel.

Durante la noche, puede colocarse también un recipiente descubierto con el caldo de cebolla caliente sobre una mesa, alejada de la cama para evitar accidentes, de tal forma que los vapores que emane sean inhalados durante horas.

De esa forma evitará los episodios de tos durante el sueño y se despertara mejor, menos congestionado.

Jengibre con miel y limón

Se prepara una infusión hirviendo en agua unas rodajas delgadas de jengibre fresco durante 15 minutos. Después se deja reposar otros 15 minutos, y a continuación se añade miel y limón.

Puede sustituir el agua por leche si lo prefiere. Es una combinación muy buena contra la tos, y también para otros síntomas de los resfriados como el dolor al tragar.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies