Remedios caseros para la tos

Las propiedades expectorantes del té de jengibre, junto a las propias de la miel y el limón, aliviarán la irritación de su faringe.

Paño tibio y húmedo sobre el pecho

La simple inhalación continua, de los vapores que desprende un paño húmedo y tibio, es un buen remedio para la tos, porque facilitará que las mucosidades secas de las secreciones bronquiales se hidraten y hagan más fluidas, facilitando su expectoración.

Para humedecer el paño puede usarse agua tibia o cualquiera de las infusiones referidas en este artículo, u otras como la de raíz de malvavisco, o la manzanilla.

Beber mucho (hidratación)

Será el factor natural que más contribuya a eliminar el moco seco de su nariz y garganta.

Es imprescindible ingerir más líquido de lo habitual en esos momentos para mantenerse hidratado.

No obstante, deberá de tener precaución con la ingesta excesiva de líquidos si su médico así se lo ha prescrito por padecer alguna enfermedad cardíaca o renal que lo contraindique.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies