Revelaciones de una sociópata, que pondrán en duda la normalidad de todos tus amigos

Revelaciones de una sociópata, que pondrán en duda lo normales que son tus amigos

La característica principal de un sociópata es el completo desprecio por los derechos y los sentimentalismos de los demás. Contrariamente a la dogma popular, estas habitantes no huyen de la sociedad y no se esconden en sus departamentos oscuros, sino que viven entre nosotros. Según los estudios, al menos 1 de cada 25 personas sufre de este trastorno, y copiosos simplemente no se dan cuenta de que están enfermos.

No hace mucho tiempo que la sociopatía y la psicopatía se comenzaron a considerar sinónimos. En lugar de estas palabras, ahora se utiliza el término “trastorno de personalidad disociativa”. Para facilitar la comprensión, y siguiendo a la autora del libro confesional, usaremos el antiguo término “sociopatía”.

¡Atención! El texto es bastante filoso y arrogante. El amor apasionado por uno mismo es uno de los rasgos más destacados de la personalidad sociopática. Hemos conservado el vocabulario original para darte la oportunidad de conocer mejor el ser interior de la autora.

“Era muy joven cuando me di cuenta de que era más inteligente que casi todos los que me rodeaban”

“El ego de los sociópatas es siempre ’relleno’, como las mujeres en los lienzos de Rubens. Exudo confianza en mí misma, y su nivel no tiene nada que ver con mi estado y posición social”.

“Lo más fácil para mí es cuidarme a mí misma. Tengo las uñas bien prolijas y las cejas cuidadosamente depiladas”.

“Creo que la verdadera inteligencia se caracteriza por una habilidad innata para analizar el entorno y un deseo incontenible de aprender. La inteligencia de este tipo rara vez se encuentra. Y yo me di cuenta de muy joven de que era más inteligente que casi todos los que me rodeaban”.

“Mi sonrisa es como la de una estrella de un programa de televisión: sonrío, mostrando (¡una gran rareza!) dientes brillantes y atraigo la atención, no la repelo. Tus padres estarían muy felices de ver a una chica inteligente y exitosa como yo en su casa”.

La opinión científica: Según el libro de la psicoterapeuta con 25 años de experiencia, Martha Stout, cualquier sociópata es arrogante y tiene buenas razones para serlo. Bromas aparte, las personas con este trastorno suelen tener un coeficiente intelectual muy alto, tienen un excelente gusto y se cuidan meticulosamente.

“Dono el 10 % de mis ingresos a las organizaciones benéficas y doy clases en una escuela dominical”

“Me trataron muy bien de pequeña. Y no me convertí en una criminal. Nunca he estado en prisión. Soy una abogada certificada, una científica típica que regularmente publica artículos en revistas. Dono el 10 % de mis ingresos a la caridad y doy clases en una escuela dominical”.
“¿Alguna vez pudiste confirmar que tu encanto y confianza en ti mismo hacen que las personas hagan por ti lo que nunca harían por otra persona? Algunos lo llaman manipulación, pero yo creo que tengo la capacidad de utilizar lo que me fue dado por Dios”.
“Soy libre de emociones confusas e irracionales, puedo construir planes estratégicos, soy inteligente, tengo confianza y soy encantadora. Al mismo tiempo, trato de notar cuando otras personas están emocionalmente avergonzadas y reaccionar de la manera que se considera aceptada en la sociedad”.
Opinión científica: la misma Martha Stout confirma en su libro que los sociópatas no tienen absolutamente ninguna restricción moral interna, y que estas personas actúan confiando solo en una fría racionalización. Generalmente lo hacen con el fin de obtener alguna clase de beneficio propio. Tampoco son capaces de empatizar, pero generalmente lo imitan bastante bien copiando los patrones de comportamiento de las personas sanas.

“Los sociópatas criados en familias de clase media y alta muchas veces se convierten en líderes”

“Me resulta difícil concentrarme en una cosa durante mucho tiempo, rara vez mantengo el mismo trabajo por más de unos pocos años”.

“La necesidad de los sociópatas de estímulo exterior se manifiesta de diferentes maneras, dependiendo de las características personales. No me sorprende en absoluto que algunos sociópatas satisfagan esa necesidad a través del crimen o de la violencia. Otros eligen formas legales: se unen a los bomberos o a los servicios de inteligencia”.

“Creo que los sociópatas que crecieron en los estratos más bajos de la sociedad con mayor frecuencia se convierten en, por ejemplo, traficantes de drogas, mientras que los sociópatas criados en familias de clase media y alta se vuelven cirujanos o dirigentes”.

Opinión científica: La lucha por el poder es la característica más clara de una personalidad sociopática. Se cree que la carrera ideal para una persona así es la de un dirigente de una empresa o la de un funcionario público. La pasión fría y la completa falta de vergüenza pueden, en circunstancias favorables, hacer de un sociópata un líder mundial.

Según el libro del Dr. Robert Hare, una persona con un trastorno sociopático tiene 4 veces más probabilidades de convertirse en gerente de una compañía que de terminar siendo vendedor o empleado.

“El castigo no nos asusta y no nos disuade de delitos futuros”

“La mayoría de los sociópatas no terminan en prisión. La gran (y silenciosa) mayoría vive en libertad, tranquila e imperceptiblemente; trabaja, se casa, tiene hijos y alcanza un éxito significativo en la sociedad”.

“Poner a un sociópata en custodia en caso de un delito es ineficaz, ya que el castigo no nos asusta y no nos disuade de los delitos futuros”.

“La amenaza de castigo en la familia y en la escuela solo me parecía un desafío que me generaba el deseo de pensar en una forma de evitar las consecuencias en el futuro sin renunciar a mis deseos”.

Opinión científica: Estas palabras se confirmaron gracias al famoso experimento de la descarga eléctrica de Robert Hare. A los sociópatas y a las personas sanas se les aplicaban unas leves descargas de corriente eléctrica, con un temporizador que contaba los segundos antes de cada descarga. Las personas normales experimentaban un creciente nerviosismo a medida que se acercaba el momento, mientras que los sociópatas no mostraban la menor ansiedad.

La falta de reacción a los eventos negativos puede explicarse por el alto contenido de dopamina en el cerebro de los sociópatas. Esta hormona es responsable de la recompensa y la motivación. Es decir, el deseo de ganar o de conseguir algo es tan alto en los pacientes que se olvidan de las consecuencias.

“Solo se pueden identificar a través de preguntas que provoquen una expresión emocional”

“En la película de ciencia ficción Blade Runner, el análogo de los sociópatas son los replicantes. Se parecen tanto a las personas que solo se pueden identificar a través de un extenso cuestionario psicológico con preguntas que provocan que el sujeto exprese emociones”.
Opinión científica: El diagnóstico de este trastorno realmente es difícil. Son pocas las personas con un síntoma de falta de remordimiento que acuden a un psiquiatra. Generalmente, para lograr un diagnóstico, se usa un cuestionario compilado por el Dr. Hare.

Por cierto, si no tienes miedo y estás listo para ser sincero, tú también puedes hacerte un examen de psicopatía (en inglés).

El tema de detectar una sociopatía es bastante delicado. Seamos honestos: ¿irías a un médico si te sintieras incapaz de experimentar empatía y que actúas como un completo egoísta? Y, ¿valdría la pena ir?

 

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies