Revelaciones de una sociópata, que pondrán en duda la normalidad de todos tus amigos

“Lo más fácil para mí es cuidarme a mí misma. Tengo las uñas bien prolijas y las cejas cuidadosamente depiladas”.

“Creo que la verdadera inteligencia se caracteriza por una habilidad innata para analizar el entorno y un deseo incontenible de aprender. La inteligencia de este tipo rara vez se encuentra. Y yo me di cuenta de muy joven de que era más inteligente que casi todos los que me rodeaban”.

“Mi sonrisa es como la de una estrella de un programa de televisión: sonrío, mostrando (¡una gran rareza!) dientes brillantes y atraigo la atención, no la repelo. Tus padres estarían muy felices de ver a una chica inteligente y exitosa como yo en su casa”.

La opinión científica: Según el libro de la psicoterapeuta con 25 años de experiencia, Martha Stout, cualquier sociópata es arrogante y tiene buenas razones para serlo. Bromas aparte, las personas con este trastorno suelen tener un coeficiente intelectual muy alto, tienen un excelente gusto y se cuidan meticulosamente.

“Dono el 10 % de mis ingresos a las organizaciones benéficas y doy clases en una escuela dominical”

“Me trataron muy bien de pequeña. Y no me convertí en una criminal. Nunca he estado en prisión. Soy una abogada certificada, una científica típica que regularmente publica artículos en revistas. Dono el 10 % de mis ingresos a la caridad y doy clases en una escuela dominical”.
“¿Alguna vez pudiste confirmar que tu encanto y confianza en ti mismo hacen que las personas hagan por ti lo que nunca harían por otra persona? Algunos lo llaman manipulación, pero yo creo que tengo la capacidad de utilizar lo que me fue dado por Dios”.
“Soy libre de emociones confusas e irracionales, puedo construir planes estratégicos, soy inteligente, tengo confianza y soy encantadora. Al mismo tiempo, trato de notar cuando otras personas están emocionalmente avergonzadas y reaccionar de la manera que se considera aceptada en la sociedad”.
Opinión científica: la misma Martha Stout confirma en su libro que los sociópatas no tienen absolutamente ninguna restricción moral interna, y que estas personas actúan confiando solo en una fría racionalización. Generalmente lo hacen con el fin de obtener alguna clase de beneficio propio. Tampoco son capaces de empatizar, pero generalmente lo imitan bastante bien copiando los patrones de comportamiento de las personas sanas.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies