;

Sencillas tácticas que ayudarán a que todos crean que eres absolutamente seguro de ti mismo

Sencillas tácticas que ayudarán a que todos crean que eres absolutamente seguro de ti mismo

Tácticas que ayudarán a que todos crean que eres absolutamente seguro de ti mismo

A veces somos demasiado decisivos de nosotros mismos. Incluso las bellas mujeres investidas mundialmente no se sienten seguras sobre su apariencia, y los renombrados y talentosos científicos frecuentemente se consideran a sí mismos unos tontos. Y esta es otra prueba más de que la cariz o las mañas intelectuales a menudo no tienen mucho que ver con el bienestar. La insatisfacción con uno mismo es un signo de inseguridad que a su vez es causada por los complejos personales.

1. Adopta una postura segura

Estar encorvado es un signo de inseguridad, así que ahora mismo, endereza la espalda, levántate o siéntate derecho. Presta atención a tu discurso adoptando una postura de confianza. Deja de tartamudear. Una voz profunda y tranquila no solo convencerá a tu interlocutor, sino también te llenará de confianza a ti. Y no olvides que las personas seguras nunca caminan colocando las puntas de sus pies hacia adentro. El cerebro reacciona claramente a las expresiones faciales y la postura por lo que se recomienda adoptar una nueva posición de forma gradual, estableciéndola como la principal. De este modo, poco a poco te sentirás más cómodo y expresarás confianza en ti mismo.

2. Elimina de tu discurso las palabras que indican vacilación

“Puedo…”, “parece”, “parece ser”, “probablemente”, “si no te molesta”, “no podrías”, estas frases no son simplemente una palabrería vana, sino que te exponen como una persona insegura. Olvídalas, y poco a poco también eliminarás de tu cabeza la duda. Si tienes un impulso de pronunciar alguna frase “dudosa”, mejor detén el discurso y haz una pausa. El interlocutor percibirá la conmoción y los silencios en la conversación como signos de sinceridad.

3. Regresa a la infancia

“Cuanto más luches para deshacerte de los complejos, más te acecharán”, dicen los psicólogos. La táctica más correcta sería tratar de averiguar de dónde provienen esos complejos. ¿Tal vez alguien en tu infancia dijo descuidadamente que tienes ojos pequeños o grandes orejas? Bueno, realmente sería inútil seguir creyendo en eso en la actualidad.

¡Mira Esto!  Estudios confirman que mientras más cerveza bebes, más tiempo vives

4. Encuentra tus puntos fuertes

¿Consideras que tus dientes son feos? Busca las particularidades hermosas que tienes. Para reconstruir tu autoestima, encuentra en el reflejo del espejo tu mirada expresiva, una piel uniforme y una sonrisa agradable. Y verás que tu cara es armoniosa en su totalidad, y las orejas no tienen nada que ver con eso.

5. Di fácilmente adiós a quienes socavan tu confianza

¿Tu amiga una vez más en la conversación mencionó algún defecto tuyo? Esta es una razón seria para reflexionar sobre tu autoestima. Los estudios psicológicos demuestran que las personas inseguras son la causa de la mala actitud de los demás hacia ellas, aunque no sean conscientes de ello.

Evalúa tus relaciones con otras personas. Aquellas personas que siempre buscan verse bien en comparación con otros tienen complicados problemas psicológicos. Y ciertamente no necesitas la compañía de tales personajes.

6. Habla de tus virtudes

Intenta recordar los hitos principales de tu vida y tus logros en cada una de las etapas. Reconoce tus propios méritos para lograr incluso un pequeño éxito. Ten un diario para asentar en él todas estas victorias.

chao1989

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *