Te contamos por qué deberías dejar de hurgarte en la nariz

Otra de las complicaciones es que las paredes nasales se irritasen y pasase a convertirse en una infección crónica. Hurgarse con frecuencia la nariz puede lesionar la mucosa sensible y causar sangrado.

Cuando esto pasa, las costras se acumulan y hacen que intentemos rascar aún más en la zona. Así es como los virus, bacterias y hongos alojados bajo nuestras uñas acceden al torrente sanguíneo causando enfermedades.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies