Tener un hijo varón, es conseguir un príncipe azul eterno

Ese bebé llega sin un zapato de cristal para demostrarles a esas enamoradas madres que se equivocaron en su desesperada espera, pues el verdadero amor de su vida irrumpe para cambiar la concepción que las mujeres tienen sobre el amor a primera vista. Se cumple ese sueño, y más tarde, somos nosotras quienes traemos al mundo un encantador príncipe azul, que será eternamente el caballero para nosotras. Un amor tan único, tan especial, que solo con mirarlos a los ojos desde el primer día que nacen, ya quedamos rendidas a sus sonrisas, sus travesuras y sus ocurrencias a medida que pasa el tiempo y lo vemos crecer. El pequeño príncipe azul te otorgará un título que te llenará de orgullo toda tu vida:

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies