Todo lo que la boca no habla el cuerpo termina gritándolo

¿Por qué te duele la cabeza, la espalda, los brazos, subes y bajas de peso? tal vez es la manifestación de las cosas que no dices.

Esta es una de las frases que pocos no damos cuenta de ella pero es una auténtica realidad “Todo lo que la boca no habla el cuerpo termina gritándolo”, ¿Cómo lo hace? Puede ser con cambios en nuestro peso o dolores sin explicación.

El por qué nos guardamos cosas y no las decimos, puede ser a manera de defensa, por que tal vez no quieres dañar con tus palabras aunque estás sean verdad, pero a veces el más afectado es uno y nuestro cuerpo.

El cuerpo tiene una gran relación con nuestras emociones, el día a día nos genera sentimientos de estrés de agotamiento, tristeza, falta de interés, nos cambia el humor y todo esto puede ser pro acumulamiento de cosas que no nos atrevemos a decir.

 

A veces en el trabajo nos cargar de actividades que nos hacen trabajar horas extras, que no son reconocidas, sabes que hay otras personas que pueden hacerlo pero no dices nada por temor a perderlo, es cuando viene el dolor de cabeza, de hombros y de espalda baja principalmente.

Ya sea en las relaciones de pareja o familiares cuando sentimos falta de apoyo emocional, sientes que estás dando de más, que algo está cambiando y no sabes como abordar el tema puedes tener crisis de ansiedad que se traducen a subir de peso, a dolor de espalda, destacan que el dolor de cuello es señal de querer y no poder perdonar.

Estás en medio de una situación en la que necesitas un cambio o tomar decisiones importantes y cuando esto no pasa el dolor de caderas puede ser una gran señal, de hecho pueden dolerte los codos cuando no puedes dar ese paso necesario.

Los desordenes alimenticios, subidas y bajadas de peso demuestran en muchas ocasiones cosas acumuladas en nuestra mente, problemas, situaciones que no nos atrevemos a decir, así que antes que quejarte de lo que pesas es bueno saber que muestra tu entorno e interior.

Esta es una de las razones por las que asistir a un nutriólogo puede ir de la mano con un psicólogo y claro hay actividades que nos ayudan el ejercicio es una de ellas, nos hace sentir ligeros, la buena alimentación y hablar, di lo que pienses, atrévete a decir no cuando sea necesario, no te compares con otras personas ni permitas que lo hagan y sobre todo se vale alejarte, pensar en ti primero y conseguir el amor propio como la felicidad esa la forma uno.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies