Un niño con Síndrome de Down ve a su hermano por primera vez en el hospital y conmueve a todos

Tener hermanos es sin duda uno de los mejores regalos que te pueden dar tus padres porque su amor es incondicional.

Con un hermano aprendes a amar, a compartir, a discutir y a enfadarte hasta lo más profundo, pero sabes que tarde o temprano las riñas se terminan y pronto vuelve la calma.

Por suerte, tengo una hermana a la que quiero con locura, a veces creo que incluso demasiado.

Porque si no fuera mi hermana, creo que no sería ni mi amiga ? Yo soy la pequeña y no he podido vivir el mágico momento

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies