“Vendí mi cabello por 2 dólares para poder alimentar a mis hijos”

Toda la presión cayó en Prema, no solo por ganar suficiente dinero para alimentos, vestido y vivienda para ella y sus tres hijos, sino también para pagar lo que debían a causa de que el negocio no funcionó.

Por un período, se las arregló, se llevaba a sus dos hijos más pequeños a trabajar con ella.

“Cuando voy a trabajar gano US$2,80 al día, lo cual es suficiente para nuestra familia”.

Pero la señora se enfermó, lo que representaba que no podía ganar tanto.

“No podía cargar muchos ladrillos. Me quedé en casa la mayor parte del tiempo debido a la fiebre”.

Estuvo enferma durante tres meses. Al final de ese tiempo, las facturas se habían acumulado.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies